Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























4 de abril de 2011

Poda




De vez en cuando bajo a los infiernos
arrancando nuestras raíces
para que no crezcan.
E.B.

1 comentario:

Versos complicados dijo...

¡Cuánto dolor en esas raíces, para no permitir que nazca hacia cielo, tan siquiera el pasto!