Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























20 de mayo de 2011

Lluvia


Llueve desesperadamente, hasta hartar el cántaro.


E. B.

1 comentario:

Versos complicados dijo...

Aún con sol, siempre llueve querida.