Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante