Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























7 de enero de 2012



Cada uno de nosotros guardó su sonrisa en otra parte,Las lágrimas, sin embargo, seguen siempre en el mismo lugar común.



E.B.

2 comentarios:

Leo dijo...

Elba, para mejor sentirse, que las risas vuelvan para de vez en cuando
con sus carcaadas tapen el ruido del rio de lágrimas....
Muchos abrazos mi amiga.
Leonor

Hechadesilencios dijo...

Gracias Leo, eres un ser humano extraordinario, Un abrazo.