Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























20 de mayo de 2012

He cerrado mi balcón
porque no quiero oír el llanto
pero por detrás de los grises muros
no se oye otra cosa que el llanto.
Hay muy pocos ángeles que canten,
hay muy pocos perros que ladren,
mil violines caben en la palma de mi mano.
Pero el llanto es un perro inmenso,
el llanto es un ángel inmenso,
el llanto es un violín inmenso,
las lágrimas amordazan al viento
y no se oye otra cosa que el llanto.


Garcia Lorca

4 comentarios:

Anónimo dijo...

La lágrima infinita

¡Esa!... La que en el alma llevo oculta;
la que no salta afuera ni se expande
en la pupila; la que a nadie insulta
en un alarde de dolor: la grande,

la infinita, la muda, la sombría,
la terca, la traidora, la doliente
lágrima de dolor, lágrima mía,
que está clavada en mí profundamente!

La que no da una tregua ni un consuelo
de dulce sollozar. La que me hiere,
y me punza, y me obsede, y pone un velo
turbio en mis ojos; la que nunca muere

ni nace a flor de rostro; la que nunca
refrena su latir; la que no intenta
asomarse a la faz y queda trunca,
y hace la pena interminable y lenta...

Cántaros secos, áridos, mis ojos;
páramos sin frescura ni rocío;
febricitantes de escrutar los rojos
límites, del espacio y del vacío...

¡Esa!... La que no llega, ni ha llegado,
ni llegará a los ojos nunca... ¡nunca!...
Mi lágrima tenaz que no ha mojado
el Sahara estéril de mi vida trunca,

¡Ésa... no la verás, porque en la calma
de mis angustias, se ha trocado en perla!
Para verla hace falta tener alma;
y tú, ¡no tienes alma para verla!...


Hilarión Cabrisas

Anónimo dijo...

Anonima la lagrima no la refleja mi espejo...hay almas que de ateridas parecen yertas, tal vez la mia esté muerta o este hecha de silencios.
Elba

Anónimo dijo...

Un poema de Lorca sobre el llanto, un poema de Cabrisas, sobre la lágrima, nada personal, parece.

Respuesta de poeta a poeta.

Es lo que saco en conclusión.
Mig

Anónimo dijo...

aH...Es ue lo leí anonimo. Bello y fuerte todo lo escrito por Garcia Lorca. Un abrazo
Yo