Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























2 de septiembre de 2012

De vuelta a la vida asida al venero
Sorteando óbices;
Desafiando  antiguos desganos
Esta vez el vórtice no conduce al sumidero.
Sumisa la niebla medrosa se ausenta,
 abandonando  la batalla.
Elba Bermúdez

No hay comentarios: