Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























2 de septiembre de 2012

Descasamiento 
De tanto envestir el astado el árbol, se fue debilitando la raíz
Y una tarde cualquiera de agosto se desplomó el roble a la vista de todos.
Algunos se pasmaron al de verle de rodillas, acostumbrados a que viviera de pie.

Elba Bermúdez


Verano 2002

No hay comentarios: