Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























2 de septiembre de 2012

Multiplicarse en sombras
Te ocultas de vez en cuando detrás del dosel,
endosas un nombre nuevo o de pobre o escaso uso.
Te desdoblas, te multiplicas en sombras,
Salen garras a tu voz (La que adivino),
No aquella otra que no conoce de los labios el abuso
Te trasformas en filo para herir, todo lo que herirse pueda
Te haces daga que se adentra sin percatarse del limite de la propia carne y la carne ajena
Como un hilo de hielo emerges desde el sepulcro de un corazón gastado
¿Que podría responderte que por un instante al menos valiera la pena?
E.B.

No hay comentarios: