Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























9 de octubre de 2012

Algunas gotas de luna merodean la oscuridad de la nostalgia. Su rostro se multiplica en el silencio que grita, difundo lagrimas en el eco del viento que viene del norte, emulo al lupus que aúlla coordenadas, para que nadie dilate y quebrante, el desahogo de la anchura del rastro de sus huellas.

Hechadesilencios

No hay comentarios: