Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























3 de noviembre de 2012

Sombras
Siempre supo mucho de herir a las luciérnagas,
De opacar su brillo, de romperle las alas y quebrantar su vuelo
Dice amar lo sublime y ha de ser cierto.
Cuesta, sin embargo, comprender aquel que hurta la luz, para vivir en sombras
E.B.

No hay comentarios: