Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























9 de diciembre de 2012

Este silencio es la mejor violencia que conozco, estas palabras oxidadas en los dientes, este muerto de ninguna guerra.
Fabiano Rubiano

1 comentario:

Leo dijo...

Profundo pensamiento, mi amiga, medito...
Abrazos
Leonor