Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























25 de febrero de 2013

Alter ego
 No sé si se  da cuenta que  la maestría con que suele manosear entre las heridas
emula  en grandeza a su capacidad  de sellarlas de nuevo. Como un bálsamo terrible que se reitera  como una noria   siniestra que sabe alternar entre  la espina  la rosa la  trágica comedia del sin vivir.
E.B.

No hay comentarios: