Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























14 de marzo de 2013

Que ¿por qué me gusta esa canción? Me preguntas. y yo sonrío con ternura recordando tu voz.
E.B.

1 comentario:

Anónimo dijo...

...y a mi por el saludo que se quedó perdido en algún color de cualquier mañana, que iluminabas con tu voz (escrita, pero que escuchaba clara y suave)