Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























26 de marzo de 2013

Suceder: Ocurrir o producirse
un hecho 

  
 
 

Tú, que nunca me has sucedido, vives a mi vera,
Como la diestra que aferra cuando acontece el suceso que turba.
Tú, que nunca me has ocurrido,
acompañas casi todos mis miedos y mis felicidades mayúsculas.
E.B.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tú, que fuiste un grito ahogado en el silencio, una turba que arremetió mi corazón herido, náufrago de todo mar.

Tú, que hiciste añicos el mito de un poema sin leyes.

Tú, que nunca has sido ni serás, paradojicamente, eres el hilo de plata que me une a ti, así, como a Rampa en su Tercer ojo, en el ayer, el ahora y para siempre.

Anónimo dijo...

Dos pueden ser uno en la luz.Hay huellas que de profundas, solo se ven desde lo alto.
Yo