Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























28 de mayo de 2013

Muto todo lo que puedo desesperadamente,
 Una hilera interminable de escalones invita a mi pie derecho,
El gran paso me tienta mientras los miedos a mi espalda proponen un café.
 Hechadesilencios.

No hay comentarios: