Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























10 de junio de 2013

¡No te vayas!


Atemos el sentimiento a las ondas… ¡Que no logre arrastrarlos la marea!
Encadenemos el alba a los primeros trinos de las gaviotas…
¡Quédate!    ¡No te vayas!  Dije suplicante...Y no te fuiste…te quedaste entre cadenas que más tarde nos hicieron fenecer al naufragar bajo las olas.
E.B.  … 2005

No hay comentarios: