Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























13 de marzo de 2014

Hay almas


1 comentario:

Anónimo dijo...

Esto es tan bello. Imposible de no tenerlo.