Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























29 de mayo de 2015



Me cuesta transitar las calles que recorrí siempre contigo
Tengo que reaprender la cotidiana marcha ,  pero  no se como.

Te amo hijo!

No hay comentarios: