Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























27 de junio de 2015

Zarco horizonte



Detrás de los ojos de ese,  mi niño,   puedo ver ay l  león  que lo habita   cuida de él   mientras aparenta dormir.

 

No hay comentarios: